Metro de Bogotá

Logo Bogotá mejor para todos

You are here

Proyecto Primera Línea del Metro de Bogotá

Con una población de 8,3 millones de habitantes para el año 20201, Bogotá, capital y hogar de migrantes de todos los rincones de Colombia, avanza a paso firme en el proyecto de infraestructura más grande del país, la Primera Línea del Metro.  Al iniciar ese año, Bogotá estará en obra, con un avance del 30%2 disperso en varios frentes de trabajo de construcción de la estructura por donde rodarán 23 trenes, cuando arranque la operación del Metro, en el año 2022.

metro de bogota

La Primera Línea del Metro de Bogotá tendrá una longitud comercial de 25,29 kilómetros, será ciento por ciento elevada y se construirá en tres etapas. La etapa uno y dos, totalmente financiada, irá desde el Portal Américas hasta la Avenida Caracas, a lo largo de la Av. Villavicencio, Av. Primero de Mayo y Calle 1, por donde girará hacia el norte hasta la Calle 72, son 25,29 kilómetros (incluido el ramal técnico al patio taller, cerca al Río Bogotá, y un tramo de maniobras de retorno en la Calle 72).  En estos 25 kilómetros tendremos 15 estaciones, 10 de intercambio con TransMilenio, cada 1,39 kilómetros, en promedio. De la etapa tres quedarán listos los diseños para llegar hasta la Calle 127, a lo largo de la Autopista Norte.

En una ciudad con 12,7 millones de viajes diarios, de los cuales el 50,1% son en transporte público (TransMilenio, alimentadores, buses y taxis) y el 25,1% a pie y en bicicleta3, marcha la fase de estructuración técnica del Metro que llegará para complementar el sistema masivo de transporte e integrarse con los otros modos, con ahorros de tiempo estimados en 310 mil horas, en un día laboral. Para que más bogotanos puedan usar el Metro, la Primera Línea tendrá troncales alimentadoras, lo cual sumará 334 mil pasajeros a los 656 mil que el sistema podría mover sin servicio de alimentación, para un total de 990 mil pasajeros diarios.

Las tres troncales alimentadoras serán la Avenida 68 (16,9 km), la Avenida Boyacá (9,3 km) y la Avenida Ciudad de Cali. Con esta solución de troncales alimentadores, los habitantes de Bosa, Ciudad Bolívar, Soacha, Fontibón, Engativá, Barrios Unidos, Puente Aranda, Chapinero y Centro podrán usar el Metro, así no vivan ni trabajen junto a la línea.

Así lo determinó el gobierno nacional y distrital tras conocer las conclusiones del estudio realizado por la consultora Systra para el Metro, a partir del análisis de ocho alternativas de trazado con tipologías bajo tierra, elevadas y mixtas; cada una de ellas examinadas desde 31 criterios distintos, para identificar la mejor alternativa de utilización del dinero disponible.

Al finalizar el año 2015, la propuesta del Metro bajo tierra resultó inviable por la devaluación del peso frente al dólar y la experiencia vivida en Bogotá a la hora de construir obras subterráneas, lentas y costosas por la calidad de los suelos y las redes de servicios públicos desconocidas. A partir de esta realidad, gobierno nacional y distrital adelantaron un estudio de alternativas y comparación de costos entre la opción de metro bajo tierra y en viaducto, que hasta la fecha no se había realizado, para tomar la decisión menos riesgosa y más conveniente para llevar a cabo el megaproyecto con el presupuesto existente ($13,8 billones).

La Primera Línea del Metro de Bogotá ha sido concebida bajo parámetros de eficiencia energética y medioambiental, operará con luz y ventilación natural, lo cual representa ahorros muy importantes en las fases de obras y operación, sin costo para el usuario y sin costo para el planeta. Los trenes operarán con energías limpias, el sistema será ciento por ciento eléctrico y generará miles de empleos verdes para la mano de obra colombiana.

La estructura será sismorresistente, a una altura que irá entre los 7 y 12 metros según las condiciones de la vía y la infraestructura existente, donde surgirán millones de metros cuadrados de espacio público, zonas verdes, andenes, plazoletas y ciclorrutas, con iluminación natural.  El impacto a las redes de servicios públicos será menor y bajo una política de eficiencia, para su construcción, se utilizarán las mejores tecnologías y elementos prefabricados existentes en el mundo.

El metro será la columna vertebral de uno de los mejores sistemas de transporte público del mundo. Para el año 2030, 80% de los bogotanos tendrán una línea de transporte masivo, metro o troncales a menos de 1 km de distancia.

El Metro de Bogotá es más que un proyecto de transporte. Es un gran proyecto urbanístico, de renovación urbana, que transformará a la ciudad y aportará a su calidad de vida y productividad de la ciudad.

 


1 Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), Proyecciones nacionales y departamentales de población 2005-2020.

2 Meta Plan de Desarrollo Bogotá Mejor para Todos 2016 – 2020

3 Secretaria Distrital de Movilidad. Encuesta de Movilidad, 2015.